Autismo y el niño de la luna

En esta entrada quiero hablar de uno de los patologías mentales que más curiosidad despierta entre la gente: el Autismo y que tiene mayor incidencia en el sexo masculino. Primero lo definiremos brevemente, añadiremos algunas indicaciones a tener en cuenta en su intervención y por último adjuntaré un interesante corto que resume este trastorno.

¿Qué es el Autismo?

Leo Kanner fue el primero en describir el trastorno en 1948 y lo definía como: Síndrome de comportamiento que comienza en los primeros años de la vida y en el que hay alteraciones en el lenguaje, en las relaciones sociales, en las conductas y en los procesos cognitivos. Vamos a explicarlo por partes:

    ¿Qué hay en la mente del austista?

  • A nivel social tienen falta de capacidad en comunicar de forma no verbal (con gestos, mirada), en desarrollar relaciones con compañeros y a nivel empático. Estas carencias hacen retrasar su desarrollo personal y, evidentemente, el social.
  • Derivado, en parte, de la anterior encontramos retrasos o ausencia en el lenguaje (30-60%), con alteraciones en el significado de las palabras (especialmente las abstractas como “amistad”)  y en el uso del éste.
  • Dentro de las alteraciones en la respuesta y el comportamiento, encontramos que está aislado del resto, con conductas que repite (como giros de cabeza o palmas) o que responde de forma alterada a los estímulos (p. ej. indiferencia ante estímulos negativos o sobreexcitación ante inofensivos).  Cabe señalar que el autista tiene una alta resistencia a cambios en el entorno, que no desea que nada cambie ya que le podría desbordar.

Por último y, al contrario de lo que mucha gente piensa, el autista tiene la mayor parte de las veces (60% de casos) un retraso mental entre moderado y profundo (derivado precisamente de sus carencias en lenguaje, interacción o comportamiento) Pero ello no implica que, con una intervención adecuada, no puedan haber mejorías en el niño.

Cómo detectar que alguien padece AUTISMO

¿Cuáles son las causas?

Podemos dividirlas en dos partes: biológicas y psicológicas.

A nivel biológico encontramos una alta correlación con los genes; de este modo, si un hermano gemelo es autista, el otro tiene un 80% de posibilidades de padecerlo. Por otra parte también influyen las alteraciones en el nacimiento, como el metabolismo.

A nivel Psicológico, varios profesionales lo han relacionado con una falta de afecto por parte de los cuidadores o, por otra parte, como una incapacidad de atribuir estados mentales a otras personas (lo que se llama CEGUERA MENTAL)

El conocido personaje de Big Bang Theory, Sheldon Cooper, con bastantes indicios de padecer Asperger (un trastorno menos grave que el autismo)

Y para finalizar os dejo con un emotivo y tierno cortometraje en el que una niña da su punto de vista sobre el autismo que padece su hermano. Que lo disfrutéis

A %d blogueros les gusta esto: