Superación. Diálogo entre hermanos.

Con esta entrada estreno otra forma de hacer posts sobre psicología desde un punto de vista más cotidiano, mediante diálogos. En esta ocasión os presento a Ana, una joven adolescente  y a su hermano Bruno de 24 años. Espero que os guste 🙂

Ana. Estoy harta de la gente de mi clase?

Bruno. ¿Por qué? ¿se meten contigo?

A. No, no es por eso, es que hoy nos han dado las notas del examen de Conocimiento del medio…

B. ¿Y que tal te ha ido? ¿has aprobado?

A. Sí, yo sí. Pero unas compañeras mías se estaban metiendo con otra chica después y en el descanso la he visto llorando en el baño.

B. ¿Por que? ¿Había suspendido?

A. No, justamente ha sacado un notable alto; pero las otras chicas, que habían sacado Suficiente “pelado”, se burlaban de ella diciendo que era una pelota, que había aprobado de casualidad, que a saber lo que se traía entre manos con el profesor… ¡Son unas envidiosas!

B. ¿Y tú has hablado con ella cuando estabais en el baño?

A. Sí, le he dicho que no les hiciera caso, que lo hacían por envidia. Y ella asentía pero seguía llorando igualmente.

B. Me hace gracia.

A. ¿El qué?

B. La situación en general.

A. ¡¿Cómo te puede hacer gracia?! Siempre hacen lo mismo cuando alguien saca mejores notas o le felicita el profesor por el trabajo.

B. A ver ¿quién crees que sale mejor parada? ¿las chicas que machacan a la que ha sacado un notable o al revés?

A. Hombre, pues creo que la chica que ha sacado un notable pero si luego la machacan..

B. Y crees que lo hacen por envidia, ¿no? Mira, esas situaciones las vivimos día sí, día también; gente que constantemente critica a otros que les superan. Tú también lo habrás hecho alguna vez, ¿no?

A. … bueno quizá alguna vez, pero no para humillar; lo pienso para mis adentros, no para machacar a la otra persona.

B. La cuestión, Ana, es que van a haber infinidad de situaciones en nuestro día a día en que otras personas nos van a superar, de forma más justa o no; pero no todos actuamos de la misma forma si las cosas no nos van tan bien. Aquí habría dos actitudes que podemos tomar: una, que sería criticar al “contrario”, quitarle mérito, hacerle quedar mal, y la segunda sería, centrándonos en nosotros mismos, ver en qué nos hemos equivocado y procurar superarnos

A. ¿Pero por qué hacemos eso?

B. ¿El qué?

A. Pues lo de criticar en vez de intentar mejorar.

B. Pues depende de la actitud, de si queremos mejorar, de si confiamos en que podemos mejorar, de las influencias que tengamos; ya sabes que especialmente en la época de instituto es importante lo que los demás piensen de nosotros.

A. ¡No hace falta que lo jures!

B. También es cierto que a veces lo hemos hecho para proteger nuestra autoestima cuando pensamos que hemos fallado. Mira vamos a coger como ejemplo lo que ha pasado hoy. Unas chicas han sido superadas en el examen por otra en casi 3 puntos; ¿y qué han hecho enseguida? criticarla, quitarle el mérito de haber sacado la nota que ha sacado. Si alguién está más alto que tú, o subes tú o haces que baje él; en este caso han preferido que baje él en vez de esforzarse y subir.

A. Sí, pero han conseguido que la chica llore.

B. Claro, porque la chica se ha visto humillada delante de toda la clase.

A. Hombre, es que a nadie le gusta que le humillen.

B. Está claro pero ¿esa chica ha de dejar de esforzarse porque otras chicas le machaquen si saca mejores notas?

A. No, pero ¿qué ha de hacer si se meten con ella? ¿ignorarlas?

B. Tal cual.

A. Eso no es fácil. Ellas seguirían machacando y cada vez más.

B. Sí, y esa chica no debe dejar que la actitud de mediocridad que tienen esas chicas le evite que siga esforzándose en las clases.  Hemos de ignorar a quien no nos aporta nada y creer en nosotros mismos. ¿Dónde acabaría con los años una persona que no se esfuerza en superarse frente a otra que sí lo hace? Y créeme, que hace no mucho yo también era adolescente como tú.

A. ¡Ésta tiene que ser la etapa más difícil de la vida!

B. Pues ya verás cuando llegues a la adultez, ya. Jajaja.

Realidad aumentada o ver más allá de la realidad

¿Es todo lo que vemos real? ¿Cómo sería nuestra vida si entre esas experiencias reales se intercalaran otras creadas artificialmente?

Esto es justamente lo que vendría a expresarse en la llamada Realidad Aumentada (RA): imagina  un entorno físico del mundo real (por ejemplo el lugar en el que estás ahora), cuyos elementos se combinan con elementos virtuales para la creación de una realidad mixta a tiempo real (por ejemplo pájaros ficticios. Interesante ¿verdad? Pues desde hace unos años se está explotando el fenómeno y cada vez con más posibilidades.

Hay que decir que previamente la hemos visto en películas de ciencia ficción (empezando por Terminator, Johny Mnemonic o Matrix) en las que se mezclaban, de una forma más o menos vanguardista, elementos generados por ordenador con actores, objetos o localizaciones de verdad.

 

"¿Qué es real? ¿Cómo defines lo real? Si estás hablando de lo que puedes sentir, lo que puedes oler, lo que puedes saborear y ver, entonces lo real son simplemente señales eléctricas interpretadas por tu cerebro"

 

Pero yendo más alla de las películas y, centrándolo en el mundo real voy a incidir en dos (de las muchas) aplicaciones que la RA tiene: la psicológica (ya que me toca cerca por mi formación:D ) y la educativa.

PSICOLÓGICA

Supongamos a alguien que tiene fobia a las cucarachas. El mejor tratamiento es que se exponga en vivo al estímulo temido sin que escape; pues bien, con la RA podemos hacer que, colocándose unas gafas se generen (en intensidad escalonada) estímulos fóbicos para que poco a poco los supere. De esta manera conseguimos que, si bien no sea con estímulos reales (cucarachas en este caso), el paciente lo pueda superar de una forma más efectiva que, por ejemplo, imaginándolo.

Además es especialmente útil en estímulos cuya exposición es costosa, como la fobia a aviones, situación más fácilmente generable por medio de la Realidad Aumentada.

EDUCATIVA

Tomemos como ejemplo que estamos de vacaciones en Nueva York visitando monumentos y lugares de interés. Podemos utilizar nuestro móvil que permite que, tras enfocar un monumento en cuestión con la cámara, éste nos dé toda la información sobre el sitio. Este caso concreto está empezando a implantarse en el ámbito del turismo.

 

 

Y es que se está viendo que estamos tendiendo a la interactividad 2.0 (quizá en detrimiento de la física): estamos en contacto con mucha gente principalmente gracias a Internet pero de una manera no física, con las ventajas e inconvenientes que ello conlleva. En cualquier caso nos hemos de adaptar a los cambios y la Realidad Aumentada es uno de ellos.

Si te has quedado con ganas de experimentarla en el siguiente enlace puedes hacerlo (aviso: necesitas una webcam)

http://ge.ecomagination.com/smartgrid/?c_id=Huff#/augmented_reality

La virtud de recordar

"Lo que ocurre en el pasado vuelve a ser vivido en la memoria" (John Dewey)

He querido empezar este post con esta cita de Dewey con la que, supongo, todos estamos de acuerdo. Las personas vivimos miles de experiencias a lo largo de nuestra vida, algunas positivas, otras negativas y otras tantas irrelevantes pero la forma de recordarlas es precisamente con el mecanismo que nos ofrece la memoria. El recuerdo es pues una forma de revivir una experiencia pasada (positiva o negativa)

¿Os habéis parado a pensar qué supondría no poder revivir nuestras experiencias y “conformarnos” con experienciarlas en el presente? Pues precisamente es uno de los efectos más trágicos de la enfermedad de Alzheimer.

¿Qué es el Alzheimer? Es una demencia o enfermedad neurodegenerativa, que supone un deterioro de las funciones cerebrales superiores (como la memoria, el lenguaje, la percepción)

"La memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados" (Jean-Paul Richter)

 

Actualmente no tiene una cura efectiva (aunque se están realizando avances en este ámbito) Tiene una duración aproximada de 12 años y los fallos en memoria reciente (dificultades para recordar tareas del día a día) son el primer síntoma. Posteriormente aparecen deficiencias en el movimiento, el lenguaje y la percepción, los cuales se agravan hasta llegar a un estado vegetativo, próximo a la muerte.

Resta añadir la gravedad que supone esta demencia para el paciente. No obstante hay que incidir en el impacto que tiene en los familiares, en el hecho de tener al padre que nos enseñó a ir en bici y el cual casi no nos reconoce (por poner un ejemplo).


Existen pruebas para diagnosticarlo y tratamientos para, si bien no curarlo, sí reducir la velocidad de desarrollo de la enfermedad. Algunos ejemplos son potenciar conductas de autocuidado-movilidad o ayudarles a “repasar su vida” para potenciar la memoria.

 

Por último voy a dejar un vídeo sobre el Alzheimer que, personalmente, me ha encantado ¡Que lo disfrutéis!


Autismo y el niño de la luna

En esta entrada quiero hablar de uno de los patologías mentales que más curiosidad despierta entre la gente: el Autismo y que tiene mayor incidencia en el sexo masculino. Primero lo definiremos brevemente, añadiremos algunas indicaciones a tener en cuenta en su intervención y por último adjuntaré un interesante corto que resume este trastorno.

¿Qué es el Autismo?

Leo Kanner fue el primero en describir el trastorno en 1948 y lo definía como: Síndrome de comportamiento que comienza en los primeros años de la vida y en el que hay alteraciones en el lenguaje, en las relaciones sociales, en las conductas y en los procesos cognitivos. Vamos a explicarlo por partes:

    ¿Qué hay en la mente del austista?

  • A nivel social tienen falta de capacidad en comunicar de forma no verbal (con gestos, mirada), en desarrollar relaciones con compañeros y a nivel empático. Estas carencias hacen retrasar su desarrollo personal y, evidentemente, el social.
  • Derivado, en parte, de la anterior encontramos retrasos o ausencia en el lenguaje (30-60%), con alteraciones en el significado de las palabras (especialmente las abstractas como “amistad”)  y en el uso del éste.
  • Dentro de las alteraciones en la respuesta y el comportamiento, encontramos que está aislado del resto, con conductas que repite (como giros de cabeza o palmas) o que responde de forma alterada a los estímulos (p. ej. indiferencia ante estímulos negativos o sobreexcitación ante inofensivos).  Cabe señalar que el autista tiene una alta resistencia a cambios en el entorno, que no desea que nada cambie ya que le podría desbordar.

Por último y, al contrario de lo que mucha gente piensa, el autista tiene la mayor parte de las veces (60% de casos) un retraso mental entre moderado y profundo (derivado precisamente de sus carencias en lenguaje, interacción o comportamiento) Pero ello no implica que, con una intervención adecuada, no puedan haber mejorías en el niño.

Cómo detectar que alguien padece AUTISMO

¿Cuáles son las causas?

Podemos dividirlas en dos partes: biológicas y psicológicas.

A nivel biológico encontramos una alta correlación con los genes; de este modo, si un hermano gemelo es autista, el otro tiene un 80% de posibilidades de padecerlo. Por otra parte también influyen las alteraciones en el nacimiento, como el metabolismo.

A nivel Psicológico, varios profesionales lo han relacionado con una falta de afecto por parte de los cuidadores o, por otra parte, como una incapacidad de atribuir estados mentales a otras personas (lo que se llama CEGUERA MENTAL)

El conocido personaje de Big Bang Theory, Sheldon Cooper, con bastantes indicios de padecer Asperger (un trastorno menos grave que el autismo)

Y para finalizar os dejo con un emotivo y tierno cortometraje en el que una niña da su punto de vista sobre el autismo que padece su hermano. Que lo disfrutéis

Felicidad… a largo plazo :)

“Si alguien basa su vida exclusivamente en atajos (para conseguir gratificaciones inmediatas como sexo sin amor, televisión y compras) descuida los otros aspectos de su vida, como el desarrollo personal o el sentido que da a la vida, por lo que acabará sacrificando su felicidad a largo plazo.”


Martin Seligman (creador de la Psicología positiva)

Relaciones 2.0 y Ciberacoso

Desde la sección de psicología de Hoy por Hoy-Castellon que llevo con Alberto Suárez hemos ido tratando diversos temas, desde generales como las fobias a específicos como el que os presento hoy: las Relaciones 2.0 y el ciberacoso.

Y es que hoy en día las formas de comunicarse tienen una dimensión nueva, a través de la red. Salas de chats, redes sociales y demás servicios sirven a millones de usuarios para comunicarse con otras personas (sean conocidas o no), no solo de nuestro país sino de todo el mundo.Las redes sociales, cuyo uso aumentó desde hace unos pocos años, son comunidades en los que la gente se crea un perfil, una identidad y puede poner sus fotos, vídeos, enlaces a páginas de internet, enviar mensajes a sus amigos, escribirles, etc. Entre ellas, las más usadas son Tuenti y Facebook.

Es evidente que las relaciones 2.0 han contribuido enormemente a dinamizar el contacto entre personas de tipo laboral o informal; no obstante todo tiene una parte positiva y una parte negativa. Los chats y las redes sociales suponen abrir una ventana de privacidad al mundo que sin una adecuada educación puede volverse en contra; un ejemplo claro de esto lo encontramos en el ciberacoso (sexual y psicológico)

Las relaciones 2.0 requieren una educación como las relaciones convencionales

Las relaciones 2.0 requieren una educación de los padres a los hijos al igual que las relaciones 1.0

Os dejo pues con el audio de la sección de psicología donde desarrollamos todo este tema en 8 minutos 🙂

http://www.goear.com/listen/e34e65f/relaciones-2.0-ciberacoso—hoy-por-hoy-castellã³n-richard-merhi-alberto-suarez

(si no funciona pincha aquí)

¡Sed felices!

Excusas que ocultan motivos…

  • ¡Ay hola!, ni te habia visto
  • Si no me afeito es porque no tengo tiempo
  • No le he dicho lo que pensaba porque me sabía mal
  • Mejor que no vaya a correr, no vaya a llover y pille un resfriado
  • Bueno, igual ni se entera

Todos hemos dicho y oido estas frases a lo largo de nuestra vida y en varias situaciones: a la hora de preparase un examen, para adelgazar, dejar de fumar, tratar con personas…

Resultan en ocasiones graciosas pero muchas de las veces en las que las oímos o pronunciamos tienen como fin ocultar motivos, es decir las justificaciones reales.

Identifica tus “excusas” particulares y réstales importancia. Céntrate en tus motivos.
Identifica tus “excusas” particulares y réstales importancia. Céntrate en tus motivos.

Por ejemplo, la frase-excusa “Mejor que no vaya a correr, no vaya a llover y pille un resfriado” puede tener el motivo de “no me apetece ir a correr” y la decimos para “proteger el ego” (al estilo psicoanalítico) y no sentirnos mal.

Evidentemente tiene una función adaptativa, o bien no hacer daño (como las mentiras piadosas) o bien no sentirse mal ante un “fallo” o incumplimiento de un objetivo que nos habíamos marcado; a fin de cuentas nadie es perfecto y todos cometemos errores.

Be optimist my friend :D

Be optimist my friend 😀

Hay quien podría pensar que las excusas son motivos y no una forma de excusarse por no hacerlo; y en parte podría serlo, de no ser porque:

1. Se suelen hacer cuando empiezan a haber ideas en contra del objetivo o bien a posteriori de no cumplir el “deber”

2. Tienen objetivamente poco peso como para hacer que se decantara la balanza hacia ellas

Los motivos son los que muestran lo que realmente queremos, somos y deseamos (no me apetece, me da pereza, me da vergüenza saludarle) y las excusas son justificaciones de poco fundamento que buscan justificar nuestra propia imperfección (hace frío, a ver si me voy a lesionar de tanto ejercicio, no me habrá visto) Todos importan y todos forman parte de nuestra vida pero para que mejoremos hemos de conocer cómo somos y para mejorar cómo somos hemos de centrarnos más en nuestros motivos que en nuestras excusas.

Saber quién eres es paso indispensarlo para recorrer el camino de la autorrealización.

Saber quién eres es paso indispensable para recorrer el camino de la autorrealización.

Si yo me he marcado como reto salir a correr 3 días a la semana y me acostumbro a ceder ante las pocas ganas de hacerlo en ocasiones (poniendo muchas veces una excusa) acabaré por no cumplir el objetivo. Sin embargo si hay días en los que no me apetece (motivo principal), me surge una excusa para no ir pero la rechazo, estaré superando el reto y consiguiendo el objetivo marcado. Supone, sin duda, esfuerzo pero todo lo bueno lo requiere 😉

Evidentemente nada es perfecto pero si tenemos esto en cuenta conseguiremos llevar a cabo esas metas, incidiendo en nuestra realización personal.

¡Sed felices!

A %d blogueros les gusta esto: