Excusas que ocultan motivos…

  • ¡Ay hola!, ni te habia visto
  • Si no me afeito es porque no tengo tiempo
  • No le he dicho lo que pensaba porque me sabía mal
  • Mejor que no vaya a correr, no vaya a llover y pille un resfriado
  • Bueno, igual ni se entera

Todos hemos dicho y oido estas frases a lo largo de nuestra vida y en varias situaciones: a la hora de preparase un examen, para adelgazar, dejar de fumar, tratar con personas…

Resultan en ocasiones graciosas pero muchas de las veces en las que las oímos o pronunciamos tienen como fin ocultar motivos, es decir las justificaciones reales.

Identifica tus “excusas” particulares y réstales importancia. Céntrate en tus motivos.
Identifica tus “excusas” particulares y réstales importancia. Céntrate en tus motivos.

Por ejemplo, la frase-excusa “Mejor que no vaya a correr, no vaya a llover y pille un resfriado” puede tener el motivo de “no me apetece ir a correr” y la decimos para “proteger el ego” (al estilo psicoanalítico) y no sentirnos mal.

Evidentemente tiene una función adaptativa, o bien no hacer daño (como las mentiras piadosas) o bien no sentirse mal ante un “fallo” o incumplimiento de un objetivo que nos habíamos marcado; a fin de cuentas nadie es perfecto y todos cometemos errores.

Be optimist my friend :D

Be optimist my friend 😀

Hay quien podría pensar que las excusas son motivos y no una forma de excusarse por no hacerlo; y en parte podría serlo, de no ser porque:

1. Se suelen hacer cuando empiezan a haber ideas en contra del objetivo o bien a posteriori de no cumplir el “deber”

2. Tienen objetivamente poco peso como para hacer que se decantara la balanza hacia ellas

Los motivos son los que muestran lo que realmente queremos, somos y deseamos (no me apetece, me da pereza, me da vergüenza saludarle) y las excusas son justificaciones de poco fundamento que buscan justificar nuestra propia imperfección (hace frío, a ver si me voy a lesionar de tanto ejercicio, no me habrá visto) Todos importan y todos forman parte de nuestra vida pero para que mejoremos hemos de conocer cómo somos y para mejorar cómo somos hemos de centrarnos más en nuestros motivos que en nuestras excusas.

Saber quién eres es paso indispensarlo para recorrer el camino de la autorrealización.

Saber quién eres es paso indispensable para recorrer el camino de la autorrealización.

Si yo me he marcado como reto salir a correr 3 días a la semana y me acostumbro a ceder ante las pocas ganas de hacerlo en ocasiones (poniendo muchas veces una excusa) acabaré por no cumplir el objetivo. Sin embargo si hay días en los que no me apetece (motivo principal), me surge una excusa para no ir pero la rechazo, estaré superando el reto y consiguiendo el objetivo marcado. Supone, sin duda, esfuerzo pero todo lo bueno lo requiere 😉

Evidentemente nada es perfecto pero si tenemos esto en cuenta conseguiremos llevar a cabo esas metas, incidiendo en nuestra realización personal.

¡Sed felices!

Anuncios

Este es un post sobre ¡Calidad de vida!

Todos hemos oído hablar de calidad, calidad como concepto: “quiero comprar un electrodoméstico de calidad” “quiero tener calidad de vida” “se nota que este pantalón de marca es de calidad”. Incluso nosotros mismos buscamos hacer las cosas con calidad. Pero ¿sabemos qué es calidad?

"No importa la cantidad de tiempo que pasamos juntos, sino la calidad de lo que hacemos de él"

Si le preguntamos a cualquier persona nos dirá que calidad son muchas cosas, que según el ámbito al que se refiera tendrá uno u otro significado. Por ejemplo, la Real Academia Española o la norma ISO la definen de diferente formal:

RAE: “Propiedad o conjunto de propiedades inherentes a una cosa que permiten apreciarla como igual, mejor o peor que las restantes de su especie

Norma ISO 9000: “Calidad: grado en el que un conjunto de características inherentes cumple con los requisitos

Así pues hay varias formas de ver Calidad. Por mi parte quier dar una definición que aprendí de un seminario de la Agencia Nacional de Calidad en el ámbito universitario (ANECA) que decía que Calidad se ha de tener en 3 partes o fases:

  • Fase A. Calidad en el planteamiento(¿Qué hacer?): que los objetivos (o base teórica) de los que partamos nos permitan conseguir lo que queremos.

  • Fase B. Calidad en el proceso(Hacerlo): realizar las acciones que consideremos más efectivas para conseguir el objetivo.

  • Fase C. Calidad en el resultado(Qué hemos hecho?: que los resultados que hayamos conseguido se adecúen a lo que planteábamos en el inicio.

"En la carrera por la calidad no hay linea de meta"

"En la carrera por la calidad no hay línea de meta"

Voy a poner un ejemplo: tengo como objetivo que mi asociación tenga una mayor presencia en los medios de comunicación por lo que lo definimos en objetivos (fase A): aparecer X veces al mes, ser invitados a tertulias, etc. Elegimos acciones concretas para ejecutarlas (Fase B): preparación del plan de comunicación de la asociación, contactos con los medios de comunicación, realización de actos atractivos y mediáticos, etc. Por último obtenemos unos resultados (fase C).

Bien, si los objetivos que planteamos (A) son ejecutados adecuadamente (B), obtendremos los resultados deseados (C). La dificultad está en saber cómo hacer las cosas bien en A y en B especialmente. Pero la experiencia, la formación y ¿por qué no decirlo? la suerte tienen una gran repercusión.

"La calidad de un pintor depende de la cantidad de pasado que lleve consigo" (Pablo Picasso)

"La calidad de un pintor depende de la cantidad de pasado que lleve consigo" (Pablo Picasso)

Este concepto podría aplicarlo a muchos ámbitos: universidad, trabajo, psicológicamente pero en esta ocasión voy a ser pragmático y a aplicarlo a la vida personal:

¿Qué es calidad de vida pues? ¿Cómo tener una vida saludable? Bien, es en parte relativo como la felicidad (concepto del que va muchas veces cogido de la mano). Podríamos decir que es el es “la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus expectativas, sus normas, sus inquietudes” (OMS).

Bien, está definición nos encaja bien con la definición que hemos hecho antes (A+B+C) ya que explica por qué en ocasiones no conseguimos los resultados adecuados y puede ser porque los objetivos no están bien planteados (o directamente ni se han propuesto) o bien porque la ejecución no ha sido la adecuada.

Muchas veces no sabemos bien lo que queremos (como ya dije en un post anterior) y nos centramos en los no-objetivos (lo que no deseamos); otras veces, en cambio, sí que tenemos más o menos claro lo que queremos pero no lo ejecutamos bien (pesimismo, derrumbe personal, obstáculos que van apareciendo….). Y otras veces pese a saber lo que queremos y cómo conseguirlo (e intentarlo) nos surge algo que nos desmorona.

tu llama prenderá la de todos los que te rodean"

"Motivación: tu llama prenderá la de todos los que te rodean"

¿Cómo solucionar esto?

Saber “qué queremos” viene básicamente por 2 fuentes: experiencia personal y formación, por tanto viviendo experiencias (y por supuesto equivocándonos) y aprovechándolas para aprender podremos mejorar este aspecto.

Saber “cómo hacerlo y hacerlo” viene dado, además de por la experiencia y formación, por la actitud que uno tiene, porque si uno confía en sí mismo, confía en que lo hará lo mejor posible y confía en que si se equivoca aprenderá, tendrá mayor rendimiento. Y aquí, como habrás podido observar estoy hablando de ACTITUD POSITIVA.

La suerte es un factor que se refiere a aquellas cosas que o bien están fuera de nuestro alcance o bien dejamos correr pero pese a todo la actitud te ayudará a sobrellevarla lo mejor posible.

"Don't Worry, Be Happy"

"Don't Worry, Be Happy"

Así que: si quieres tener calidad de vida… haz aquello en lo que creas, siéntete libre de hacerlo y disfruta (sácale provecho) todo lo posible de cualquier experiencia.

A %d blogueros les gusta esto: